Trastornos por usos de sustancias y violencias contra las mujeres

Mº de los Angeles Lobos Palacios, Psicóloga (Universidad de Chile). Directora Centro Tratamiento Ambulatorio Dianova, Viña del Mar
Recientemente la Organización Mundial de la Salud (OMS) reveló en su informe, “Depresión y otros Desórdenes Mentales Comunes”, que Chile se encuentra dentro de los países con más trastornos del ánimo en la región. Más de un millón de chilenos sufre ansiedad y 850 mil tienen depresión. La prevalencia de síntomas depresivos casi se triplican en mujeres y en general los trastornos de salud mental tienden a afectar más a este sector de la población (Ministerio de Salud, MINSAL, 2010; Vicente, B. y colaboradores, 2002).
Dentro de los trastornos de salud mental, el consumo problemático de drogas ha adquirido mayor visibilidad en los últimos años en la población femenina. Es un fenómeno complejo y multicausal, y tiende a estar entrelazado con otras problemáticas de índole psicosocial. De las 54 mujeres tratadas el año 2016, en el Centro de Tratamiento Ambulatorio Dianova Viña del Mar, un 83% tiene antecedentes de violencia intrafamiliar y/o abuso sexual1 (Sistema de Información y Gestión de Tratamiento, SISTRAT, 2016).
El objetivo del presente artículo es evidenciar la estrecha relación existente entre los trastornos por usos de sustancias (TUS) y las violencias contra las mujeres (VCM), así como los modos en que ambos fenómenos se concatenan, desde una perspectiva de género.
El situarse desde un enfoque de género permite dar cuenta de los efectos de la socialización de género e implica identificar las problemáticas específicas que aquejan a las mujeres que acuden a nuestros centros y los efectos de haber sido socializadas como tales, incluyendo las repercusiones en su trayectoria de consumo (motivaciones, procesos de recaídas, patrones de consumo, etc.). El género es una construcción simbólica -por ende cuestionable y mutable- basado en la diferencia de los sexos, que incide en la constitución subjetiva, crea identidad y dicta pautas de comportamiento. Históricamente se ha evidenciado una desigualdad estructural entre hombres y mujeres, producto de una subvaloración del género femenino (Martínez, 2008) Descargar Lectura Completa 

Tu nombre (requerido)

Correo (requerido)

Asunto

Tu Mensaje