+56 2 2912 12 00 info@novasaludsa.cl
5
(2)


Los productos y las prácticas de la industria del alcohol causan una carga mundial de enfermedad y desarrollo sin precedentes.

Por Kristina Sperkova, presidenta de MOVENDI International – Desde la adopción y posterior aplicación de la Estrategia Mundial sobre el Alcohol de la OMS, no se ha producido una reducción significativa del número de muertes, enfermedades y daños sociales y económicos relacionados con el alcohol.

A nivel mundial, los niveles de consumo de alcohol y los daños atribuibles al alcohol siguen siendo inaceptablemente altos. Y los productos y prácticas de la industria del alcohol afectan negativamente a 14 de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible.

La aplicación de la Estrategia Mundial sobre el Alcohol de la OMS es inadecuada

La aplicación de las buenas prácticas en materia de políticas de alcohol de la OMS (aumento de los impuestos sobre las bebidas alcohólicas, aplicación de restricciones a la publicidad del alcohol y restricciones a la disponibilidad del alcohol vendido) ha sido inadecuada en los últimos diez años y debe acelerarse.

Asequibilidad del alcohol

El 95% de los países aplican impuestos especiales sobre el alcohol, pero sólo unos pocos utilizan esos impuestos para reducir el consumo de alcohol y alcanzar objetivos de salud pública. Además, menos de la mitad utilizan estrategias de precios como ajustar las tasas sobre alcohol para mantener los precios al día con la inflación y los niveles de ingresos, la imposición de políticas de precios mínimos o la prohibición de vender por debajo del coste o los descuentos por volumen.

Disponibilidad de alcohol

  • Menos de un tercio de los países tienen normas sobre la densidad de puntos de venta y los días de venta de alcohol.
  • Algunos países, sobre todo los de ingresos bajos y medios de África, siguen sin tener una edad mínima legal de compra.

Comercialización del alcohol

  • La regulación de la comercialización del alcohol sigue estando a la zaga de las innovaciones tecnológicas y del comercio electrónico, incluyendo el rápido desarrollo de nuevos sistemas de distribución.
  • La mayoría de los países que informaron de la ausencia de restricciones en todos los tipos de medios de comunicación se encontraban en las regiones de África o América.

El alcohol sigue siendo uno de los principales factores de riesgo que contribuyen a la carga mundial de morbilidad. La contribución del alcohol a la carga mundial de morbilidad ha aumentado del 2,6 % de los Años de vida ajustados por discapacidad (AVAD o DALY, Disability Adjusted Life Years por sus siglas en inglés) en 1990 al 3,7 % de los AVAD en 2019.

La industria del alcohol sigue siendo el mayor obstáculo para la adopción de medidas de salud pública basadas en la evidencia sobre el alcohol. Y la ausencia de una infraestructura sólida a todos los niveles socava la acción sostenida, el liderazgo, el intercambio y la responsabilidad.

Creciente conciencia de la pesada carga que supone el daño del alcohol

Han tenido que pasar diez años para que en los órganos de gobierno de la OMS se produzca un debate de fondo sobre la carga mundial del alcohol y la respuesta política necesaria. La decisión del Consejo Ejecutivo por consentimiento unánime en febrero de 2020 (EB146) cambió finalmente esta situación e identificó el alcohol como una «prioridad de salud pública».

Esta decisión también ilustró la creciente conciencia de la pesada carga que los daños del alcohol suponen para una amplia gama de objetivos de salud y desarrollo. La decisión también subrayó el creciente compromiso de tomar medidas mucho más ambiciosas para proteger a las personas de los daños debidos al alcohol.

La decisión contenía cuatro puntos de acción, en los que se pedía a la OMS y a su directora general que:

  • Elaboren un plan de acción (2022-2030) para aplicar eficazmente la Estrategia Mundial sobre el Alcohol de la OMS como prioridad de salud pública;
  • Elaboren un informe técnico sobre las actividades transfronterizas de comercialización, publicidad y promoción del alcohol, incluidas las dirigidas a los jóvenes y adolescentes;
  • Doten de recursos adecuados el trabajo sobre los daños del alcohol y las soluciones políticas;
  • Revisen la Estrategia Mundial sobre el Alcohol de la OMS e informen al Consejo Ejecutivo en su 166ª reunión, en 2030, para la adopción de nuevas medidas.

Dos años dando prioridad a la política sobre el alcohol

Desde entonces, la política sobre el alcohol ha figurado en el orden del día durante los dos últimos años, y es crucial que dicha política siga siendo un punto regular del orden del día en los próximos años. La OMS ha llevado a cabo un amplio proceso de consulta de dos años, para desarrollar el plan de acción mundial sobre el alcohol, con el fin de acelerar el desarrollo y la aplicación de la política sobre el alcohol como prioridad de salud pública, una necesidad urgente según los Estados miembros de la OMS. El proceso de consulta incluyó compromisos mundiales y regionales con los Estados miembros, una reunión informal y una consulta a través de la web con la sociedad civil y el mundo académico, y – de forma controvertida – también con la industria del alcohol, a pesar de su conflicto de intereses fundamental.

Tras dos años de consulta y negociación del proyecto de plan de acción, la propuesta de la Secretaría de la OMS de un plan de acción mundial sobre el alcohol obtuvo la aprobación unánime del Consejo. En la decisión, los miembros del Consejo Ejecutivo de la OMS recomiendan a la 75ª Asamblea Mundial de la Salud (AMS75), que se celebrará en mayo de 2022, que adopte el proyecto de plan de acción mundial sobre el alcohol.

Defectos y elementos positivos del proyecto de plan de acción mundial sobre el alcohol

El Plan de acción mundial sobre el alcohol propuesto tiene varios defectos, como que normaliza el papel de la industria del alcohol, mantiene el diálogo de la OMS con la industria del alcohol y mantiene el concepto de uso nocivo del alcohol, que es muy engañoso, ya que las pruebas demuestran que el uso del alcohol no tiene efectos positivos.

Los elementos positivos de la acción propuesta incluyen una mayor ambición y compromiso, una mejor infraestructura de la política sobre el alcohol y la nueva convocatoria de un comité de expertos sobre los problemas relacionados con el consumo de alcohol.

En general, de todas las declaraciones surgieron cinco temas clave que representan las prioridades, preocupaciones y contextos nacionales:

  • Apoyo amplio y firme a una acción ambiciosa, que incluya metas y objetivos ambiciosos como la reducción del 20 % del consumo de alcohol per cápita.
  • Atención prioritaria a las soluciones políticas sobre el alcohol más rentables y basadas en pruebas, las buenas prácticas y el paquete técnico SAFER.
  • Llamamientos inequívocos a la inversión de la OMS en apoyo técnico y desarrollo de capacidades para los Estados miembros a fin de facilitar un mayor impacto en los países.
  • Se hace hincapié en la importancia de mejorar la gobernanza y las infraestructuras de la política sobre el alcohol a todos los niveles.
  • Seria preocupación por la interferencia de la industria del alcohol, y la necesidad de desarrollar orientaciones técnicas para los Estados miembros sobre cómo evitar, o salvaguardar, los posibles conflictos de intereses y la interferencia de la industria en la elaboración de políticas de salud pública sobre el alcohol.

 

Que te ha parecido este contenido?

Dame tu valoración ahora!

Calificación 5 / 5. Votos: 2

Por favor...¡para mí es muy importante!

Open chat
Comunícate con nosotros
Gracias por contactarnos, Norma te responderá, brindándote así una atención personalizada.